EL COSTO DEL SEDENTARISMO Y LA OBESIDAD

Hoy en día se sabe con certeza, que el sedentarimo y la obesidad traen consigo importantes problemas a la salud, aumentan las probabilidades de muerte prematura y promueven un sinfín de enfermedades asociadas, además de potenciar una mala calidad de vida.

Sin embargo, también desde una mirada económica, el sedentarismo nos ocasiona gastos que podríamos evitar con un pequeño esfuerzo. Para hacernos una idea general de estos costos, revisemos algunas cifras.

DEFINICIONES

  • Según la OMS, una persona obesa es aquella cuyo IMC supera el valor 30, siendo ideal mantenerse dentro del rango 18,5 – 25.
  • Un ejemplo del cálculo de IMC se observa en la siguiente tabla, donde consideramos dos personas, una de 1,60 m de altura y otra 1,80 m. Se incluyen diferentes pesos para cada persona y en la parte inferior su IMC.

    TABLA

  • A partir de la tabla, se concluye que una persona que mide 1,60 mts tendrá un peso ideal en torno a los 56 kgs, mientras que se considerará con sobrepeso si supera los 65 kgs y obesa si supera los 78 kgs.

En relación al sedentarismo, la OMS sugiere lo siguiente para evitarlo:

  • Para los adultos realizar 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada a la semana (por ejemplo, correr, caminar deprisa, nadar y, en general, cualquier tipo de movimiento que le haga entrar en calor y quedarse ligeramente sin aliento).
  • Los niños deberían realizar al menos 60 minutos de ejercicio físico activo cada día. Con ese nivel de ejercicio se reduce el riesgo de padecer enfermedades no contagiosas, como el cáncer de mama y de colon, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.
  • Por lo tanto, como consigna general, los adultos debemos realizar al menos unas 3 veces a la semana ejercicio físico entre 30 y 60 minutos para salir del sedentarismo.

COSTOS ECONÓMICOS:

Pasando al tema de los costos, no es fácil encontrar números fiables en la literatura, pero al revisar los datos entregados por la OMS y otras fuentes, podemos estimar lo siguiente:

Factores de riesgo para la mortalidad mundial: Presión arterial alta (13%), Consumo de tabaco (9%), Sedentarismo (6%). Es decir, es casi tan perjudicial para la salud el ser sedentario como el ser fumador.

Costos del sedentarimo y obesidad:

“US$ 150 billones es el costo anual del sedentarismo en EE.UU., según afirmó el Dr. Adrian Hutber, Vicepresidente del American College of Sports Medicine (ACSM) durante el congreso de lanzamiento de Exercise is Medicine en Chile”

“El costo económico total que le cuesta a Estados Unidos el sobrepeso y la obesidad es de 270 billones de dólares por año, mientras que en Canadá es de 30 billones anuales, reporta un nuevo estudio de Society of Actuaries. Los 300 billones de dólares acumulados entre las dos naciones son resultado de una creciente necesidad de atención médica, pérdida de productividad en mano de obra debido a la tasa de mortandad, pérdida de productividad por inhabilidad de trabajadores activos, y la pérdida total por incapacidad, publica el portal Health Day.”

Si llevamos las cifras anteriores a montos por persona (consideramos un 40% de sedentarimo y un 30% de obsesos), tenemos que el costo para el sistema de ser sendetario en EEUU, es de alrededor de $60.000, y el costo de ser obeso asciende a $130.000. ¡¡¡Si leyeron bien, 60 mil y 130 mil pesos mensuales!!!! Lo que no solo incluye costos directos en términos de hospitalización, remedios, sino que también falta productividad y ausentismo laboral, entre otros problemas.

Si consideramos que el costo de hacer deporte en Chile fluctúa entre la gratuidad absoluta, siendo posiblemente la moda en torno a un valor mensual cercano a los $20.000 para pertenecer a un centro deportivo, por cada peso que invertimos, recuperamos al menos el doble e incluso el triple (habrá que sumar costos en vestuario y traslado).

Las cifras anteriores son totalmente concordantes con las señaladas por empresas que invierten en deporte para sus trabajadores:

“Según un estudio del US Department of Health and Human Services, realizado en septiembre 2003, en la sede neoyorquina de un importante laboratorio con operación global, 41 por ciento de los empleados participan en centros de ejercicios contratados por la empresa y tienen una lista de espera de 250 personas. En 1998, el retorno de inversión en todos los centros de ejercicios fue de 4,29 por cada dólar invertido. 

El mismo sondeo revela que la compañía Motorola invierte 6 millones de dólares al año en programas que promueven a largo plazo la salud de sus empleados, miembros de la familia, y jubilados. Cada dólar invertido por Motorola en el programa, le ha representado un ahorro de 3,93 dólares en gastos.”

BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA:

Y además del tema económico, según la O.M.S. la actividad física regular:

  • reduce el riesgo de muerte prematura.
  • reduce el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular, que representan un tercio de la mortalidad
  • reduce hasta en un 50% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II o cáncer de colon
  • contribuye a prevenir la hipertensión arterial, que afecta a un quinto de la población adulta del mundo
  • contribuye a prevenir la aparición de la osteoporosis, disminuyendo hasta en un 50% el riesgo de sufrir una fractura de cadera.
  • disminuye el riesgo de padecer dolores lumbares y de espalda
  • contribuye al bienestar psicológico, reduce el estrés, la ansiedad, la depresión, y los sentimientos de soledad
  • ayuda a controlar el peso disminuyendo el riesgo de obesidad hasta en un 50%.
  • ayuda a desarrollar y mantener sanos los huesos, músculos y articulaciones.

CONCLUSIONES

  • Hacer actividad física regular (3 veces por semana) y mantener un peso estable no solo ayuda a vernos bien, sino que previene una gran cantidad de enfermedades y finalmente repercute en nuestro bolsillo de manera notable. Por cada peso invertido recuperamos al menos el doble e incluso el cuádruple según estudios internacionales.
  • Para el caso de los adultos bastan 150 minutos semanales de actividad física, mientras que para los niños es ideal al menos 1 hora diaria.
  • El indicador tradicionalmente más utilizado para cuantificar nuestro peso ideal es el IMC. Si se supera el valor 30, estamos en condición de obesidad.
  • La evidencia y los números hablan por sí solos: fuimos creados para el movimiento y gracias a él podemos disfrutar mejor de cada momento que nos regala nuestra vida. Contar con una buena salud es equivalente a estar arriba de un Ferrari 2015 en todo momento. Basta un poco de esfuerzo al principio, pero luego se convierte en un hábito imposible de dejar. Ustedes se lo merecen!!!

 

JOSÉ MANUEL CARTES

INGENIERO, PROFESOR COLEGIO EPULLAY, PRESIDENTE CLUB DEPORTIVO VIVERUNNING

COMPETIDOR DE RUNNING Y MONTAÑISTA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here